martes, 1 de agosto de 2017

La Interpretación Calvinista de Juan 3:16 (muy diferente a la interpretación de la mayoría de los evangélicos actuales)



Sujetos a la Roca


Una de las cosas más importantes que he aprendido en el último año, es que el estudio bíblico debe llevarse a cabo pensando en el contexto de cada pasaje. Como mencione en la entrada anterior de estos estudios, la correcta exégesis es lo que nos lleva al conocimiento adecuado del mensaje de Dios.

Ahora, el día de hoy, vamos a analizar uno de los pasajes más adulterados de la Biblia. Digo adulterados, debido a que miles de interpretaciones han sido dadas para justificar argumentos que el mismo pasaje no da a entender.






El pasaje dice:
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” Juan 3: 16
Dos argumentos son típicamente hechos de este pasaje. Primero, interpretan ‘mundo’ (kosmos) como que Dios ama a cada persona en el mundo. Segundo, toman ‘todo aquel’, y argumentan que depende de la persona si se salva o no. Ya Dios hizo Su parte ofreciendo el regalo de la salvación en Su Hijo, y ahora depende de nosotros si recibimos ese regalo, dirían algunos.

El análisis del día de hoy se va a basar en las palabras claves, ‘mundo’ y ‘todo aquel.’ Como dije en la entrada anterior, es importante leer el texto en el idioma original, griego koine, para poder comprender la idea del autor. En griego, el pasaje se lee de la siguiente manera:
“Οὕτως γὰρ ἠγάπησεν ὁ Θεὸς τὸν κόσμον (kosmos), ὥστε τὸν Υἱὸν τὸν μονογενῆ ἔδωκεν, ἵνα πᾶς (pas) ὁ πιστεύων εἰς Αὐτὸν μὴ ἀπόληται ἀλλ᾽ ἔχῃ ζωὴν αἰώνιον.”
“Outwv gar hgaphsen o qeov ton kosmos, wste ton uion ton monogenh edwken, ina pas o pisteuwn eiv auton mh apolhtai all’ exh zwhn aiwnion.”

Para comprender primero como utiliza Juan la palabra ‘mundo’ en sus escritos debemos saber que 26 veces la usa refiriéndose a la tierra [1]; 3 veces para referirse a llos judíos y gentiles específicamente [2]; 12 veces para referirse a creyentes y no creyentes en el mundo, o toda la humanidad [3]; 3 veces para referirse al sistema mundial en particular [4]; 31 veces para referirse a los impíos, sin incluír los creyentes, el cual es el uso más común [5]; y finalmente la usa para referirse a los elegidos en 11 ocasiones [6].

Debido al uso tan variado que hace Juan de esta palabra, el correcto uso de la misma en este texto de Juan es importante, ya que si utilizamos la lógica de los Armianistas [7], el mismo sentido no lo tendría en la exégesis del verso en 1 Juan 5:19 donde dice,
“Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno.”
Es esto cierto? Está todo el mundo bajo el control de Satanás? Entonces, si la respuesta es no, porqué los armianistas le dan ese significado a Juan 3: 16. Porqué no toman el contexto de lo que está diciendo Jesús desde que Nicodemo llegó a hablar con Él? Arthur Pink, escribió,
“Pero el que objeta viene de nuevo a Juan 3:16 y dice, ‘el mundo significa mundo.’ Cierto, pero hemos demostrado que ‘el mundo’ no quiere decir toda la humanidad. El hecho es que ‘el mundo’ es usado en una manera general. Cuando los hermanos de Cristo dijeron ‘Si estas cosas haces, manifiéstate al mundo.’ (Juan 7:4), es que quisieron decir que se manifestara a toda la humanidad? Cuando los fariseos dijeron ‘Mirad, el mundo se va tras él’ (Juan 12:19), quisieron decir que toda la humanidad le siguió? Cuando el apóstol escribió, ‘vuestra fe se divulga por todo el mundo.’ (Romanos 1:8), quiso decir que la fe de todos los santos de Roma fue sujeto de conversación por todos los hombres de la tierra?” [8]
Podemos hacer otras comparaciones. Por ejemplo, cuando Juan dice, “E l siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.” (Juan 1:29), es que quiso decir que Cristo removió el pecado de toda la humanidad? De ser así ningún ser humano tendría pecado que pueda ser contado en su contra y por lo tanto todos tendrían vida eterna. Pero sabemos que esto no es así, pues hay muchas personas que están en el infierno. Otro ejemplo, “Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.” (Juan 6:33), es que Jesús le da vida a toda la humanidad? Esta vida se refiere a vida eterna. Es esto cierto, según la interpretación de los armianistas? La verdad es que no. Además en Lucas 2:1 leemos, “Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado.” Es que toda la humanidad tuvo que pagar impuestos a Cesar? Los mayas, los nativos americanos, los chinos, etc? De nuevo, la respuesta es no.

Lo importante es saber que dadas los múltiples usos que da Juan a la palabra ‘mundo’ en sus escritos, debemos tener cuidado y ver el contexto en el que lo utiliza para poder interpretar correctamente el pasaje. La palabra kosmos en el contexto del pasaje de Juan 3 se refiere a los creyentes, a los elegidos, y solamente a estos.

En todo el pasaje Jesús le está enseñando a Nicodemo quienes son los que son salvos. Jesús le está enseñando quienes son aquellos que tendrán el favor de Dios y serán traídos de las tinieblas a a luz. Quiénes son estos? Aquellos a quienes les haya sido dado el Espíritu Santo y que reciban de Él la regeneración de su corazón, es decir aquellos que son nacidos de nuevo (Juan 3:6). Nadie puede nacer de nuevo, fue la pregunta de Nicodemo (Juan 3:4), y Jesús le reafirma que para nacer espiritualmente se requiere de la obra del Espíritu Santo [9].

Quienes son estas personas que han nacido de nuevo? Son aquellos a los que Cristo quiere dar vida (Juan 5:21); todos aquellos que el Padre le ha dado a Cristo (Juan 6: 37); aquellos que el Padre trajere a Cristo (Juan 6: 44); las ovejas de Cristo (Juan 10: 26). Muchos armianistas dicen que Dios ama a toda la humanidad para salvación. Pero, que tal de los versos que demuestran lo contrario,
“Jehová prueba al justo; Pero al malo y al que ama la violencia, su alma los aborrece.” Salmo 11:5
“Los insensatos no estarán delante de tus ojos; Aborreces a todos los que hacen iniquidad.” Salmo 5:5
“Si aun con esto no me oyereis, sino que procediereis conmigo en oposición, yo procederé en contra de vosotros con ira, y os castigaré aún siete veces por vuestros pecados.Y comeréis la carne de vuestros hijos, y comeréis la carne de vuestras hijas. Destruiré vuestros lugares altos, y derribaré vuestras imágenes, y pondré vuestros cuerpos muertos sobre los cuerpos muertos de vuestros ídolos, y mi alma os abominará.” Levítico 26: 27-30
“Seis cosas aborrece Jehová,Y aun siete abomina su alma: Los ojos altivos, la lengua mentirosa, las manos derramadoras de sangre inocente, El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal. El testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos.” Proverbios 6: 16-19
Para entender el contexto, veamos lo que dice Juan 3:18, “El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.” El argumento más lógico sería el siguiente,
  1. Dios envía a Su Hijo para salvar al kosmos
  2. Dios no envió a Su Hijo para juzgar al kosmos
  3. Los creyentes son salvos
  4. Los no creyentes no son salvos
  5. Los no creyentes son juzgados
  6. Debido a que los no creyentes son juzgados y no salvos, contrario al kosmos que es salvo y no juzgado, los no creyentes no son parte del kosmos en este pasaje.
Debemos tener mucho cuidad al interpretar el pasaje como: “Dios ama a toda la humanidad y desea que todos vengan a arrepentimiento y sean salvos.” Porqué? Porque la Biblia enseña que Dios hace todo lo que a Él le place, y hace todo según Su voluntad. Si Dios desea algo, lo hace. Efesios nos dice,
“En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad” Efesios 1:11
En el libro de Daniel Dios nos dice,
“Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada; y él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?” Daniel 4:35
Todo lo que Dios hace lo hace según Su voluntad. Si Él desea algo, lo hace. Es obvio que Juan 3:16 no indica entonces que Dios envió a Su Hijo para que toda la humanidad fuera salva, debido a que, como mencionamos antes, hay muchas personas en el infierno.
El teólogo genovés Francis Turretin escribió con respecto a este pasaje,
“El amor tratado en Juan 3:16 no puede ser universal hacia toda la humanidad, pero especial hacia unos pocos…porqie el fin de ese amor es la salvación de aquellos a los que persigue ese amor…Si, entonces, Dios envió a Su Hijo para ese fin, que a través de Él el mundo fuera salvo, Él debió haber fallado en su finalidad o toda la humanidad necesariamente es salva. Pero es seguro que no todo el mundo, sino solo los escogidos del mundo son salvos; por lo tanto, para ellos solamente tiene ese amor referencia” [10]
Además John Owen se refirió a la palabra ‘mundo’ de la siguiente manera,
“Primero…Ahora, este amor decimos es más grande que cualquiera. Segundo, por la palabra ‘mundo’ entendemos los elegidos de Dios únicamente, no siendo considerados como tales en este lugar, pero bajo la misma noción, siendo verdad que sirve para la mayor exaltación del amor de Dios hacia ellos, lo cual es el fin aquí designado; y esto es, porque ellos son pobres, miserables, criaturas perdidas en el mundo, no unidos a Judíos o gentiles, sino dispersados en las naciones, familias, y lenguas bajo el cielo. Tercero, “i[napa/j o` pisteu,wn” “para que todo aquel que cree” es para nosotros, y es declarativo de la intención de Dios en enviar a Su Hijo, no conteniendo ninguna distribución del mundo amado sino una dirección a la persona a la que es intencionado, que ese amor siendo una intención inalterable del más grande bien. Cuarto, “no se pierda, mas tenga vida eterna,” contiene una expresión de la meta particular de la intención de Dios; lo cual es, la salvación segura de los creyentes por Cristo. Y esto, en general, es la interpretación de las palabras a las que nos adherimos.”
Ahora, con respecto a la frase ‘todo aquel,’ les sorprenderá a muchos saber que en el griego no existe una palabra que exprese esta frase en español. La palabra usada en el texto es pas (πᾶς). Si recuerdan en el análisis de 2 Pedro 3:9, vimos que la palabra en griego significa ‘cada,’ ‘todos,’ o cuando se usa colectivamente, ‘algunos de ciertos tipos’ [12]. Literalmente el texto dice, “para que todo el uno creyendo en Él, no se perder, mas tenga vida eterna.” John Samson nos dice,
“La frase dice ‘todos’ o ‘cada’ uno de los que cree….eso es difícil de expresar en inglés, pero en esencia, está diciendo “todos los creyentes.” Eso es lo que se está comunicando. Está diciendo que no hay tal cosa como un creyente que no reciba vida eterna, y perezca.” [13].
Entonces la más correcta lectura del pasaje es, “para que todos los creyentes no se pierdan, más tengan vida eterna.” El énfasis dado en el griego no es en lo que ha sido traudcido al español como ‘todo aquel,’ sino que el énfasis está en la creencia. Aquellos que creen no obtendrán la perdición, sino la vida eterna. El problema con traducir pas como ‘todo aquel’ (además de que como dijimos antes, esa palabra NO existe en el griego), es la ambigüedad que denota. Muchos han leído el pasaje como: “cualquiera que tenga la voluntad.” Pero como dije antes, el énfasis no está en esa frase sino en creer.

Cómo sabemos esto? Por el verbo principal–Dios ha dado a Su Hijo. Dios dio a Su Hijo para el propósito que todos los creyentes no perezcan. Ese es el punto del texto de Juan 3:16. Todos los creyentes obtendrán la vida eterna y no perecerán. Qué nos dice el texto acerca de quienes son los que creerán o quienes pueden creer? Absolutamente NADA. E texto en griego no sirve para interpretar eso, sino la idea que hemos expuesto antes: los creyentes serán salvos. El texto no aborda el tema de quienes son los que creerán o podrán creer.

Sin embargo, viendo el contexto del capítulo 3 del evangelio según Juan, si vamos unos versos más atrás en Juan 3:3, Jesús dice, “De cierto, de cierto te digo que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios.” Eso está claro, no? Jesús dice que un prerequisito, o una condición es necesaria antes de que alguién pueda entrar en el reino de Dios. Esa condición es que deben nacer de nuevo, o haber sido revividos espiritualmente. Si PRIMERO no nacemos de nuevo, NO podemos entrar.

Lo mismo enseña Jesús en el capítulo 6 de Juan. Jesús dijo, “Nadie puede venir a mí, si el Padre, que me envió, no lo atrae; y yo lo resucitaré en el día final.” (Juan 6:44). En este pasaje debemos tener claro que aquel que es traído por el Padre al Hijo es también resucitado en el día final [14]. En Juan 6: 65 Jesús vuelve a decir, “Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le es dado del Padre.”

Por supuesto, todos aquellos que tengan fe verdadera serán salvos. Juan 3:16 claramente enseña que los que creen en Cristo no perecerán, pero la pregunta es, quién tendrá fe? Para los agustinianos desde el siglo 4 de nuestra era, hasta los reformadores, aquellos que tendrán fe son los elegidos de Dios. Como dice en Efesios 1, los que Dios eligió desde antes de la fundación del mundo para perdonar nuestros pecados a través de Cristo y darnos vida eterna.

Porqué tantas personas leen el verso diferente? Varias razones. No tienen una hermenéutica adecuada, y los lleva a una incorrecta exégesis del pasaje. El principal error es que muchos no hemos sido enseñados adecuadamente y tomamos versos al azar, sin saber el contexto en el que está hablando el pasaje. Otra razón es que la tradición ha hecho que muchas personas tengan una creencia de lo que el verso dice y entonces les es imposible ver el verdadero significado.

Hay muchas cosas más que podemos hablar de este verso, que tocaremos en futuras entradas, pero terminaremos con este análisis.


–––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
[1] Jn 13:1; 6:14; 9:5a; 9:32; 9:39; 10:36; 11:27;16:21; 16:28; 17:5; 17:11a; 17:12; 17:23; 17:24; 18:36; 18:37; 21:25; 1Jn 4:1; 4:9; 2 Jn 1:7; Ap. 11:15; 13:8; 17:8.
[2] Jn 4:39; 18:20; Ap. 16:14.
[3] Jn 1:9-10; 3:17; 3:19; 7:4; 8:26; 9:5b; 12:19; 12:25; 14:30; 14:19; 16:11; Ap. 3:10.
[4] Jn 12:31; 1 Jn 5:19; 4:3-4.
[5] Jn 5:24; 7:7; 8:23; 12:31; 13:1; 14:17; 14:22; 14:31; 15:18-19; 16:8; 16:20; 17:6; 17:9; 17:11b; 17:15-16; 17:17; 17:21; 17:23; 17:25; 1 Jn 2:15-17; 3:1; 3:13; 4:5; 4:17; 5:4-5; Ap. 12:9; 13:3.
[6] Jn 1:29; 3:16; 3:17c; 6:33; 12:46-47; 6:51; 8:12; 11:9; 1 Jn 2:2; 4:14.
[7] John Wesley dice: “Dios amó a todo el mundo–esto es a todos los hombres bajo el cielo.” Commentary John 3:16.
[8] A. W. Pink. The Sovereignty of God. Página 253.
[9] Para ver más sobre la regeneración del Espíritu Santo estudiar Ezequiel 36:22-32.
[10] Francis Turretin. Institues of Eclentic Theology. Volume 1.
[11] John Owen. Death of Death in the Death of Christ. Página 321.
[12] Strong’s Greek Lexicon. Número 3956.
[13] John Samson. Understanding John 3:16.
[14] Ver también Juan 6:39,40.




Fuente: https://sujetosalaroca.org/2008/01/12/descifrando-pasajes-dificiles-juan-316/amp/



_____________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No se permiten comentarios Anónimos, solo con cuenta de Google (Gmail). Gracias.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...